Estatutos

 

ESTATUTOS DE LA  FUNDACIÓN CENTRO

SUPERIOR DE TEOLOGÍA ASAMBLEAS DE DIOS

(CSTAD)

 
CAPITULO I.‑ INSTITUCION
 
Artículo 1º La Fundación Centro Superior de Teología Asambleas de Dios (CSTAD) es una Fundación privada con carácter formativo eclesial y docente.
 
Artículo 2º La Fundación Centro Superior de Teología Asambleas de Dios (CSTAD) tiene personalidad jurídica propia, y plena capacidad jurídica y de obrar, y se regirá por la voluntad de los fundadores manifestada en la escritura fundacional y en estos Estatutos, por las disposiciones que en interpretación y desarrollo de tal voluntad establezca el Patronato y por las leyes y reglamentos que les sean aplicables, especialmente y en este momento, la Ley 50/2002, de 26 de Diciembre, de Fundaciones, el Real Decreto 1337/2005, de 11 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Fundaciones, y demás disposiciones aplicables.
 
La Fundación se constituye con carácter permanente y por tiempo indefinido, y desarrolla su actividad en todo el territorio nacional.
 
Artículo 3º El cumplimiento de los fines fundacionales y todo cuanto a ellos atañe queda confiado a su Patronato, sin limitación alguna en sus actuaciones, y siempre sin perjuicio de lo previsto en los presentes Estatutos y lo establecido, con carácter general y obligatorio, en las disposiciones legales aplicables.
 
Artículo 4º La Fundación CENTRO SUPERIOR DE TEOLOGÍA ASAMBLEAS DE DIOS, en anagrama CSTAD, es de nacionalidad española y su sede se ubica en la Carlota, Córdoba, Avda. Cuesta de las Piedras, nº 21, Arrecife, La Carlota.
 
El Patronato de la Fundación tiene facultades para cambiar este domicilio ulteriormente, dentro del territorio nacional, pero con la obligación de ponerlo en conocimiento del Protectorado correspondiente. La Fundación, para el desarrollo de su labor, puede crear delegaciones, establecimientos y dependencias en otras ciudades, cuando así lo acuerde el Patronato, y con sujeción, cuando corresponda, a la legislación autonómica aplicable.
 
Artículo 5º.‑ La Fundación tiene por objeto:
 
a) Promocionar y organizar cursos, jornadas, seminarios y demás acontecimientos formativos.
 b) Y particularmente, promocionar la formación y el perfeccionamiento del personal con responsabilidades de carácter eclesial protestante, especialmente mediante el desarrollo de acciones formativas homologables, dirigidas a responsables de iglesias de carácter evangélico protestante, y  a todos los interesados  en el quehacer teológico del territorio nacional; así como promocionar la formación de los ministros de culto en aquellas funciones dirigidas directamente al ejercicio del culto, administración de sacramentos, cura de almas, predicación del Evangelio y magisterio religioso, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 6 de la Ley 24/1992, de 10 de noviembre, Acuerdo del Estado Español con la FEREDE.
En el domicilio social de la Fundación se ofrecerá asistencia religiosa y existirá un lugar de culto para las celebraciones religiosas, de conformidad igualmente con lo dispuesto en la Ley 24/1992 antes citada.
 
Artículo 5-Bis: La fundación dirigirá sus actividades al mayor sector de la población posible interesado en la orientación y características de las actividades que promueva, quedando abierta a todas las personas que quieran participar en su proyecto educativo, sin discriminación, siempre que acepten los objetivos de la entidad, su proyecto educativo basado en los principios cristianos y las normas de funcionamiento aprobadas por el Patronato.
 
Cuando sea necesario seleccionar los beneficiarios se tendrá en cuenta el criterio general de no discriminación y los criterios particulares que pueda establecer, en su caso, el Patronato.
 
 
Artículo Para la consecución y desarrollo de su objeto fundacional, la Fundación podrá realizar cuantas actividades se dirijan directa o indirectamente a este cometido y, entre ellas, las siguientes:
 
a)      Promover y favorecer el establecimiento de relaciones de cooperación con entidades públicas o privadas, con personas físicas, para la elaboración de proyectos de investigación aplicada y desarrollo formativo bíblico-teológico.
b)   Coordinar y/o gestionar la ejecución de proyectos de investigación aplicada, de desarrollo formativo y de estudios o ensayos de interés para la sociedad en relación con la iglesia evangélica y la realidad del protestantismo.
c)    Participar activamente en la publicación y difusión de resultados para favorecer e impulsar la formación teológica de calidad e influenciar activamente en la sociedad a través de las congregaciones implicadas de reconocido notorio arraigo.
d)   Consultar y discernir premios para galardonar trabajos de investigación y       otorgar becas a posgraduados y estudiantes, para la realización de estudios y trabajos de investigación.
 
 
CAPITULO II.‑ ÓRGANOS DE LA FUNDACIÓN
 
Sección 1ª Disposiciones Generales
 
Articulo El gobierno, administración y representación de la Fundación se confía, de modo exclusivo, al Patronato, designado con sujeción a lo establecido en estos Estatutos y a las demás disposiciones que resulten de aplicación.
Articulo 8º.‑ Los cargos en el Patronato serán de confianza, desempeñándolos en consecuencia sus titulares gratuitamente, sin devengar por su ejercicio retribución alguna, a salvo el reembolso de los gastos debidamente justificados que el cargo les ocasione en el ejercicio de su función, y no serán delegables, salvo lo dispuesto en los artículos 15 y 16 de la Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones. En ningún caso los nombrados patronos podrán tener interés económico en los resultados de la actividad de la Fundación, ni por si mismos ni a través de persona interpuesta.
 
Sección 2ª Del Patronato
 
Articulo 9º.- El Patronato estará constituido por ocho miembros, designados por la “Federación Asambleas de Dios de España (FADE)”. Su elección quedará  regulada  en conformidad con el acuerdo bilateral vigente entre FADE y la Assemblies of God World Missions (AGWM)
 
El cargo de patrono tendrá una duración de dos años.
 
 
Artículo 9-Bis: Los patronos cesarán por las siguientes causas:
 
a)    por muerte o declaración de fallecimiento;
b)   por incapacidad, inhabilitación o incompatibilidad de acuerdo con lo establecido en la Ley;
c)    por cese en el cargo o condición por razón del cual fueron nombrados;
d)   por decisión de quien lo designó;
e)    por el transcurso del período de su mandato como patronos, finado en cuatro años;
f)     por renuncia voluntaria;
g)    por aquellas otras causas previstas en la Ley.
 
 
Articulo 10'.‑ La responsabilidad de los patronos en el ejercicio de su cargo se regirá por lo dispuesto en el artículo 17 de la vigente Ley de Fundaciones 26 de diciembre de 2002.
 
Artículo 11º.‑ El Patronato es el órgano de gobierno de la Fundación. En consecuencia, le compete, entre otras cosas, la aprobación del programa de actividades y estudio económico generales, así como del Inventario, Balances, Cuentas de resultado, Presupuesto del año siguiente y Liquidación del presupuesto del año anterior a que se refiere el artículo 25 de la vigente Ley de Fundaciones.
 
El Presidente de la Fundación formulará las cuentas anuales, que deberán ser aprobadas dentro de los seis primeros meses de cada ejercicio desde el cierre del ejercicio por el Patronato de la Fundación, y que se presentarán al Protectorado dentro de los diez días hábiles siguientes a su aprobación.
 
Le corresponde igualmente, en su caso, el nombramiento de apoderados, con las facultades que estimen pertinentes y que sean conferibles con arreglo a la legislación vigente.
 
La contabilidad de la Fundación reflejará de forma fiel, ordenada y exacta la situación económica y patrimonial de la Fundación y se acomodará a las normas que, en su caso, le san de aplicación. La contabilidad permitirá un seguimiento cronológico de las operaciones realizadas.
 
La Fundación llevará, al menos, un Libro Diario y un Libro de Inventarios y Cuentas Anuales.
 
Anualmente la Fundación elaborará sus cuentas anuales que comprenderán, al menos, el balance, la cuenta de resultados y la memoria, formando una unidad.
 
 
Artículo 12º El Presidente del Patronato convocará a este órgano por propia iniciativa o a petición de una tercera parte de sus componentes, y le corresponderá dirigir los debates y deliberaciones, así como ostentar su representación permanente tanto a los efectos de ejecutar sus acuerdos como en actos públicos, reuniones y relaciones de trámite. Deberá necesariamente convocarlo, para que este se reúna dentro de los seis primeros meses de cada ejercicio económico, con objeto de aprobar la liquidación del presupuesto ordinario, y los demás documentos referidos en el artículo 25 de la Ley de Fundaciones, y dentro de los tres últimos meses de cada ejercicio económico, para aprobar los documentos referidos en el artículo 11 de estos Estatutos.
 
Quedará válidamente constituido el Patronato para tratar cualquier asunto, aunque no haya sido previamente convocado, siempre que estén presentes todos sus miembros y acepten por unanimidad celebrar la reunión.
 
Artículo 13º Como regla general y sin perjuicio de lo que se establece en el artículo siguiente, la reunión del Patronato será válida cuando a la convocatoria concurran, al menos, la mitad más uno de sus componentes.
 
Artículo 14º Los acuerdos del Patronato se adoptarán por mayoría simple de votos y se harán constar en el acta de la sesión que levantará el Secretario y se transcribirán al Libro de Actas, siendo autorizadas con las firmas del Presidente y Secretario. En caso de empate, el Presidente tendrá voto de calidad.
 
Por excepción se exigirá una mayoría cualificada de dos tercios de los miembros del Patronato para los acuerdos sobre enajenación y adquisición de bienes, y en general aquellos para los que se exige autorización del Protectorado recogidos en los artículos 21-1, 22 y 28 de la vigente Ley de Fundaciones, así como cualquier otro supuesto previsto o que se prevea legalmente y, por expresa disposición estatutaria en los relativos a la modificación, fusión y extinción de la Fundación, cuando se trate de nombramientos o ceses, la votación será secreta.
 
El Secretario llevará los Libros de Actas del Patronato y expedirá las certificaciones de las mismas con el Visto Bueno del Presidente. Todo ello, además de los Libros cuya llevanza prescribe, en cada momento y para esta clase de Fundaciones su legislación específica, así como, en su caso, la legislación mercantil y fiscal aplicable.
 
Por su parte, el Tesorero tendrá a su cargo la vigilancia directa del patrimonio de la Fundación y expedirá y librará con su firma y la del Presidente o, en su caso del vicepresidente, los libramientos, pagarés, cheques, letras de cambio, recibos y demás documentos bancarios, documentos de giro y tráfico que se derivan de las actividades de la Fundación o sean necesarias para la realización de estas.
 
Artículo 15º La competencia del Patronato se extiende a todo lo que concierne al gobierno, administración y representación de la Fundación, así como a la interpretación de los presentes Estatutos y a la resolución de todas las incidencias legales y  circunstancias que concurrieren, todo ello sin perjuicio de las facultades asignadas legalmente al Protectorado. Con carácter puramente enunciativo y no limitativo serán atribuciones y facultades del Patronato:
a) La actuación, gestión y representación en cualquier acto administrativo, civil, mercantil, donde fuere necesario.
 b) Comparecer ante Autoridades, funcionarios, establecimientos y corporaciones públicas o privadas.
 c) Constituir, modificar, extinguir o cancelar toda clase de actos, contratos o negocios relacionados con el objeto de la Fundación, así como adquirir, transmitir, acondicionar, mantener y gravar toda clase de bienes muebles e inmuebles.
d) Comparecer en actos o pleitos de la jurisdicción, civil, social, penal, contencioso‑administrativa; desistir de la instancia y nombrar para ello Procuradores y Letrados con las facultades que estime para la defensa en juicio de sus intereses.
e) Adquirir toda clase de materiales, utensilios y bienes muebles para la Sociedad.
 f) Realizar cuantas obras juzgue necesarias en los terrenos y edificio social.
 g) Establecer premios y organizar concursos.
 h) Instalar y organizar los servicios que juzgue conveniente.
i) Nombrar y separar al personal de dichos servicios y señalar sus atribuciones.
 j) Interpretar los Estatutos y, en caso de duda, resolver los casos que no se hallen previstos en los mismos.
k) Promocionar y organizar cursos, jornadas, seminarios y demás acontecimientos formativos
l) Promover y favorecer el establecimiento de relaciones de cooperación con entidades públicas o privadas, con personas físicas, para la elaboración de proyectos de investigación teológica y desarrollo formativo.
m) Coordinar y/o gestionar la ejecución de proyectos de investigación teológica, de desarrollo formativo y de estudios o ensayos de interés para la iglesia protestante y/o cualquier interesado en su realidad social.
n) Participar activamente en la publicación y difusión de las investigaciones para favorecer el avance formativo y colaborar en la mejor capacitación ministerial en la iglesia, así como en su repercusión en la sociedad inmediata.
o) Consultar y discernir premios para galardonar trabajos de investigación y otorgar becas a postgraduados y estudiantes, para la realización de estudios y trabajos de investigación.
 
 
 
 
 
 
 
CAPITULO III.‑ PATRIMONIO
 
Artículo 16º El patrimoniode la Fundación podrá estar constituido por cualquier clase de bienes y derechos susceptibles de valoración económica, sea cualquiera el lugar en que radiquen.
 
En particular, estará constituido por la dotación inicial del fundador o fundadores las sucesivas ayudas económicas, subvenciones y donaciones que pueda recibir, sus frutos e intereses, los ingresos derivados de aportaciones por la prestación de sus servicios, así como la adquisición o incorporación de bienes por cualquiera de los medios admitidos en Derecho.
 
Los bienes y rentas de la Fundación se entenderán destinados a la realización del objeto fundacional.
 
La aceptación de herencias por la Fundación se entenderá hecha siempre a beneficio de inventario. La aceptación de legados o donaciones con cargas que puedan desnaturalizar el fin fundacional requerirá previa autorización del Protectorado. No se podrán repudiar herencias o legados ni dejar de aceptar donaciones sin la previa autorización del Protectorado, o en defecto de éste sin la aprobación judicial con audiencia del Ministerio Público.
 
Artículo 17, Tendránla consideración legal de dotación a los efectos previstos en la vigente Ley de Fundaciones, no sólo los bienes y derechos que constituyan la dotación fundacional, sino también los que durante la existencia de la Fundación, se afecten por los Fundadores o el Patronato, con carácter permanente, a los fines fundacionales.
 
Artículo 18º.‑ La Fundación podrá, en cada momento y cuantas veces sea preciso, a tenor de lo que aconsejen las coyunturas económicas a juicio del Patronato, efectuar las modificaciones, transformaciones y conversiones que estimen necesarias o convenientes en las inversiones del capital fundacional, con el fin de evitar que éste, aún manteniendo su valor nominal, se reduzca en su valor efectivo o poder adquisitivo.
 
Artículo 19º Para asegurar la guarda de los bienes constitutivos del Patrimonio de la Fundación, se observarán las reglas siguientes:
 
a) Todos los bienes que integren el Patrimonio de la Fundación deberán estar a su nombre y contarán en su inventario y en el Registro de Fundaciones.
 
A tales efectos, y sin perjuicio del Libro de Inventarios y Balances, la Fundación llevará, a efectos internos, un Libro Registro de Patrimonio que estará a cargo del Secretario del Patronato, y en el que se consignarán los diferentes bienes, haciendo constar las circunstancias previstas para su identificación y descripción, así como los datos de adquisición e inscripción, en su caso.
 
b) Los bienes inmuebles y derechos reales inmobiliarios se inscribirán en el Registro de la Propiedad a nombre de la Fundación, los demás bienes susceptibles de inscripción deberán inscribirse en los registros correspondientes.
 
c) Los fondos, los valores mobiliarios, industriales o mercantiles se depositarán a nombre de la Fundación, en establecimientos bancarios.
 
d) Los demás bienes muebles, los títulos de propiedad, los resguardos de depósitos y cualesquiera otros documentos acreditativos del dominio, posesión, uso, disfrute o cualquier otro derecho de que sea titular la Fundación, serán custodiados en la forma que determine el Patronato o, en tanto este órgano se reúne, en la forma que determine provisionalmente el Gerente, si existiere.
 
e) Lo dispuesto en éste artículo se entiende sin perjuicio de la llevanza de los demás libros que, en cada momento, exija la legislación vigente, y específicamente los exigidos por el Código de Comercio cuando realice directamente actividades mercantiles o industriales, así como los exigidos por la legislación fiscal aplicable.
 
 
 
CAPITULO IV.‑ REGLAS PARA LA APLICACIÓN DE LAS RENTAS AL OBJETO FUNDACIONAL Y PARA LA DETERMINACIÓN DE LOS BENEFICIARIOS
 
Artículo 20º Las reglas para la aplicación de las rentas de la Fundación al objeto fundacional, así como para la determinación concreta de los beneficiarios en cada caso, serán las que acuerde en cada momento el Patronato, si bien con sujeción a las disposiciones contenidas en los artículos que integran este capítulo.
 
Artículo 21º.‑ Los gastos de Administración no podrán exceder de los límites marcados en cada momento por la legislación vigente en general.
 
Artículo 22º La fundación destinará al cumplimiento de sus fines el 90% de los resultados de las explotaciones económicas que se desarrollen y de los ingresos que se obtengan por cualquier otro concepto, deducidos los gastos e impuestos realizados, para la obtención de tales resultados o ingresos.
 
El resto de las rentas e ingresos se destinarán a incrementar la dotación patrimonial o las reservas, según se establezca en el acto originario del ingreso o en el acuerdo del Patronato
 
El plazo para el cumplimiento de lo señalado en el presente artículo será el comprendido entre el inicio del ejercicio en que se hayan obtenido las respectivas rentas e ingresos y los cuatro años siguientes al cierre de dicho ejercicio.
 
Las aportaciones efectuadas en concepto de dotación patrimonial sea cual fuere el momento en que tuviesen lugar, no serán computables a los efectos previstos en esta regla.
 
Artículo 23º La concesión de ayudas o becas de cualquier tipo se realizará con arreglo a las bases y programas que anualmente apruebe el Patronato, procurando las garantías de publicidad adecuadas a la naturaleza y cuantía de la prestación.
 
CAPITULO V.‑ GESTIÓN ECONOMICA Y CONTABLE
 
Artículo 24º El ejercicio económico será anual, coincidiendo con los años naturales, si bien, por excepción, el primer ejercicio comprenderá desde la fecha de la escritura de constitución el xx de xxxxxxxx de este año.
 
Artículo 25º La Fundación confeccionará para cada ejercicio económico un presupuesto ordinario en el que se recogerán los ingresos y gastos corrientes.
 
En los ingresos se comprenderán cuantos perciba la institución o se generen por cualquier concepto.
 
En los gastos se mencionarán por separado los gastos generales, que comprenderán como mínimo los de producción, conservación y seguro del patrimonio de la Fundación, los de personal, material y demás de administración, así como los de amortización. En los gastos particulares se incluirán las cantidades que anualmente proyecte el Patronato aplicar al cumplimiento de los fines de la Fundación.
 
A tales fines, el Patronato elaborará y remitirá al Protectorado, en los últimos tres meses de cada ejercicio, un plan de actuación, en el que queden reflejados los objetivos y las actividades que se prevea desarrollar durante el ejercicio siguiente.
 
Artículo 26º En cuanto a la confección de presupuestos extraordinarios, liquidación y cierre de los ordinarios, extraordinarios y demás obligaciones contables, se estará a lo dispuesto en la vigente Ley de Fundaciones, así como en las demás disposiciones legales que puedan serle de aplicación.
 
 
CAPITULO VI.‑ PERSONAL AL SERVICIO DE LA FUNDACION
 
Articulo 27º Será competencia del Patronato el nombramiento del personal directivo, facultativo, administrativo, auxiliar, subalterno y de cualquier índole, que se estime necesario para la mejor realización de las funciones de la institución
 
 
CAPITULO VII.‑ MODIFICACIÓN, FUSIÓN Y EXTINCIÓN
 
 
Arficulo 28º El Patronato se reserva el derecho de realizar modificaciones en estos Estatutos siempre que resulte conveniente en interés de la misma y deberá hacerlo cuando las circunstancias que presidieron la constitución de la Fundación, hayan variado de manera que esta no pueda actuar satisfactoriamente con arreglo a los Estatutos.
 
El acuerdo de modificación exigirá el voto favorable de los dos tercios de los miembros del Patronato y, en todo caso, se procederá en la forma prevista en el artículo 29 de la Ley de Fundaciones vigente.
 
Artículo 29º Para la fusión de la Fundación con otra se estará a lo dispuesto en el artículo 30 de la vigente Ley de Fundaciones.
 
El acuerdo del Patronato en tal sentido deberá contar con el voto favorable de dos tercios de los miembros del Patronato.
 
Articulo 30º Cuando concurra una cualquiera de las causas previstas en el artículo 31 de la vigente Ley de Fundaciones, salvo la prevista en la letra a) que, por ser esta Fundación de duración indefinida, no es aplicable, el Patronato podrá acordar su extinción por mayoría cualificada de dos tercios de sus miembros, procediendo en la forma prevista en el artículo 32 de la Ley de Fundaciones vigente y constituyéndose dicho Patronato en órgano liquidador bajo el control del Protectorado.
 
Liquidadas todas las deudas existentes, la totalidad de los bienes y derechos resultantes  de la liquidación se destinarán a las fundaciones o a las entidades no lucrativas privadas que persigan fines de interés general análogos a los realizados por la misma y que tengan afectados sus bienes, incluso para el supuesto de su disolución a la consecución de aquellos, y que estén consideradas como beneficiarias del mecenazgo, a los efectos previstos en los artículos 16 a 25 de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los inventivos fiscales al mecenazgo, con preferencia para la entidad o entidades que tengan como finalidad la promoción de la educación protestante, quedando expresamente autorizado el Patronato para realizar dicha aplicación.